Dos semanas en Lima dan para una misa, sin querer, y para otras cosas. Aquí no se habla de los motivos del viaje sino de sus circunstancias o de su periferia.

Para ir al diario pulsar aquí.

 

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.