Terminada la Liga y pese al decreciente interés de las quinielas en un tiempo en que el juego corre el riesgo de adulterar cualquier competición, vuelven las predicciones de los medios mediana o malamente informados a hacer pronósticos sobre el Gobierno que ha de venir. Cosas del día después.

Entre tantas cosas que quedan por dilucidar surgen algunos interrogantes de mayor calado.

¿Cuánto aguantará Podemos como factor de estabilidad del ejecutivo del PSOE?

Ciudadanos se comprometió a apoyar un gobierno socialista en 2016, pero se lo ha negado en 2018. Podemos negó su apoyo a un gobierno socialista en 2016, pero se lo ha dado en 2018. El acuerdo de Ciudadanos-PSOE no fructificó, porque Podemos lo rehusó. El acuerdo de Podemos-PSOE ha fructificado, porque hubo otros partidos que se sumaron a él.

¿Pero servirá este acuerdo por razones espurias y riesgo de bipolaridad para algo más que para designar un ejecutivo capitidisminuido? ¿Hasta dónde y hasta cuándo Podemos apoyará, sin réditos visibles, al PSOE? Está en su derecho. Y el PSOE en su obligación de considerar cada mañana su debilidad.

Y sin embargo, ahí está. Mientras dure.

Ha comenzado un tiempo que se medirá día a día. Ayer, risas. Hoy, quinielas y una ,toma de posesión sin crucifijo ni Biblia. Lo que ha tenido que pasar…

Quedan dudas. Eso, siempre.

 

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.