Se mira y se remira el abrazo de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias y uno no sabe dónde meterse. Sobran 48 horas para pasar del odio al matrimonio.

Si llevábamos meses comprobando que el corazón tiene razones que la razón no comprende, de golpe nos vemos abocados a entender que la razón tiene emociones que el corazón no advierte. O sea, no hacía falta tanta efusividad. Bastaba con el acuerdo, que ya tiene lo suyo.

Este efluvio afectivo, este alboroto sentimental, esta pasión repentina tiene una interpretación obvia: ¡a buenas horas! Y otra más lógica: es fruto de la mala conciencia; el apretón incluye el reconocimiento de la culpa.

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias acallan rencillas, resquemores, desprecios y egos, porque no tienen otra. Lo dijo en la misma noche electoral un cariacontecido Iglesias y lo amplifica ahora Sánchez aceptando con entusiasmo lo mismo que le quitaba el sueño. No hay declaración más nítida sobre el propio error.

Tras el reproche primario (¡mangas verdes!), se advierte el reconocimiento larvado de la culpa y se abre una expectativa que se ha hecho esperar. Los resultados del 10N no dejaban otra salida, por mucho que los aspavientos del PP y de Ciudadanos afirmen ahora lo contrario; la hipocresía goza de buena salud.

No había otra, porque el 10N, pese al castigo –en forma de abstención, cambio de voto y reducción de escaños–, no solo cerró otras puertas, sino que reclamó también celeridad. Ante Vox no caben treguas.

En cualquier caso, que nadie extreme su alborozo: en estas horas, para algunos, de abrazos y sonrisas demoradas hay que prepararse para lo que viene. En primer lugar, porque el anuncio no garantiza una gestación sin zozobras y contradicciones; y después, porque, si en etapas anteriores la derecha hizo de la furia su programa y de la bronca su argumento –cada vez que los votos la colocaron en la oposición–, qué decir ahora bajo el aliento del poblado fondo ultra.

Ante ese panorama, una pregunta: ¿aprenderán los medios de comunicación que su papel no es de amplificador del encono?

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.