Esperanza presentó a Esperanza y todos los asistentes reconocieron el arrojo, la dignidad y la alegría de una mujer avasallada por la desgracia. Hubo risas y hubo lágrimas, como en vida misma de Esperanza y, tal vez, como en cualquier esperanza: las que se tejen con ilusión y esfuerzo, con dolor y arrestos.

Ante los medios de comunicación Esperanza contó con la el prólogo sobresaliente de Iñaki Gabilondo y Olga Viza. Ante los invitados que quisieron estar presentes, con el de Baltasar Garzón y la propia Olga. Además, Blanca Rosa Roca y yo mismo (parecía inevitable) acompañamos con palabras y nervios a la protagonista.

En estos días Esperanza ha recibido de los medios de comunicación la atención que merecía: El PaísABCEl CorreoEl Diario Vasco, la SERTVE, Cuatro, Telecinco, El Mundo, El Comercio, Las Provincias, El diario de NavarraEl PluralADNLa Vanguardia

Numerosos blogs se han ocupado de Esperanza: escolar.netentremedios,

Y aún habrá más en fechas venideras con motivo de nuevas presentaciones: Barcelona (22 de septiembre), Salamanca (prevista para el 29 de octubre) y otras de las que aquí se dará cumplida cuenta.

 

El prólogo lo puso la editorial con esta reseña para la prensa.

 

Entre los medios, el primero fue El País.

 

Luego, el blog de José Luis Ibáñez, Libro y autor, tras anunciar la aparición del libro, publicó un artículo dedicado a la presentación de Esperanza.

 

La editorial había insistido con su avance de novedades y, más tarde, subiendo el libro a su web.

 

Qué leer resumió los hechos más relevantes de la historia de Esperanza.

 

En Camagüey (Cuba) Radio Cadena Agramonte se hizo eco de la presentación de Esperanza. El texto lo firma, nada menos, una nieta de José Mestril, el papá al que Esperanza siempre quiso. Su nombre y su apellido abren su historia.

 

 

También el portal de actualidad y noticias de la Agencia  Europa Press acogió una reseña del libro.



La Casa América lo incluyó en su agenda del mes de septiembre.


Si se mira atrás, hace quince años, El Pais ya contaba un parte de la vida de Esperanza: «no se asusten: venimos de matar a su hijo Palmiro».

No fue la única reseña en aquel tiempo. María del Mar Rosell en La Gaceta Regional de Salamanca o Santiago Tarín en La Vanguardia ya habían dejado constancia rigurosa de la dignidad de Esperanza. La prensa argentina, sobre todo Página 12 de Rosario, se ocupó ampliamente de un testimonio que alentaba la rebeldía contra el silencio. Al lector no le resultará difícil encontrar algunos de estos ejemplos.

 

Argentina al Mundo, el portal de noticias para los argentinos emigrados a España, a Europa, publica la presentación del libro.

 

Un día antes de la presentación del libro, El País dedica la contraportada a la entrevista que Natalia Junquera hace a Esperanza.

 

Aunque en la versión digital del diario es difícil de encontrar sin realizar una búsqueda en la hemeroteca, ABC, el día de la presentación del libro dedica un espacio a Esperanza.

 

En la edición argentina de El Mundo.es América Esperanza dice; «es imposible olvidar» «es un deber seguir pidiendo justicia».

 

Manoli, la hija de Esperanza, asegura que el recuerdo de su padre y de sus hermanos permanece siempre con ellas, «comemos y nos acostamos con ellos», dice, aunque insiste: «lo peor ha sido ver el sufrimiento de mi madre». El Diario de Navarra.


 


Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.