Hablan los partidos y parece que la responsabilidad de que haya nuevo gobierno tras estas elecciones del 26J es responsabilidad casi exclusiva del PSOE. Ni que las hubiera ganado.

Hablan los medios y dicen los mismo. Pese a que los escaños conseguidos le avalan como primer partido de oposición.

Hablan los amigos y se repiten. Tal vez el resto de las formaciones hayan recibido sus votos para ir a misa los domingos.

Ser-Formador-preguntas-y-re¿Quién ha perdido el juicio?

¿O se trata de responsabilizar al PSOE del posible fracaso del PP?

El propio PSOE duda y algunos de sus asesores, áulicos en su mayoría, lo corroboran. Algunos medios lo pretenden. Otros, de los aún cabe esperar cierta cordura, se deslizan por la rampa de lo asumido, de lo que no se discute, del pensamiento flotante en el magma de la confusión.

En estas circunstancias, si a alguien se le ocurriera presentarse a la investidura contra la incapacidad del PP para sacar adelante un gobierno, ¿sería legítimo?

imagen-preguntas-sin-respuestasPor qué no. ¿Resultaría posible?

Si tras el 26J el objetivo fundamental de toda la ciudadanía se centra en que no haya nuevas elecciones, debería intentarse.

Resultaría muy difícil. No cabe duda. Pero, si el PP no saca adelante su trabajo, o eso o las elecciones indeseables…

Y la quimera o el absurdo, según se mire, tendría otra ventaja: obligaría a fijar por consenso un programa de mínimos en todas las cuestiones fundamentales: desde la política económica a la territorial, desde la reforma constitucional hasta las leyes educativas, laborales, electorales; desde la letra del himno al color de los trajes de la policía…

O sea, el círculo perfecto. Obviamente no interesa, no es posible. Sin embargo, las preguntas sí son pertinentes… visto el barullo.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.