La sentencia del caso Palau y la huida de Artur Mas de Convergencia dejan fuera de toda duda la influencia de la corrupción en la expansión del independentismo catalán. El juicio de la Gurtel ofrece la otra cara del contubernio, la española y popular. Los recortes estimularon a uno y otro bando. ¿Tras esas patrañas se pueden esconder sentimientos nobles? ¿O tal vez solo demuestran la miseria de aquellos sentimientos?

 

 

 

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.