Aprovechando las fechas de Carnaval, la presidenta de la Comunidad de Madrid no dudó en meterse dentro de la caja de Barbie.

¿Se trataba de un disfraz o de una opción estética e ideológica?

El Carnaval anima a desterrar prejuicios y el disfraz estimula la libertad. Isabel Díaz Ayuso no esconde sus gustos y opiniones políticas, pero el Carnaval la invitó a mostrar las más íntimas.

A su lado, el alcalde de Alcalá de Henares se ofreció a ser Ken. ¡No podía defraudar!

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.