article placeholder

¡Susan, cuídese mucho!

Este papa ha querido desconcertar en sus últimos días. Mandó al Espíritu Santo al retiro y empezó a decir cosas inteligibles: “Las aguas bajaban agitadas, el viento soplaba en contra, y Dios parecía dormido…... Leer más...