Las desgracias, por mucho que se denominen naturales, tampoco se reparten equitativamente. Suelen mostrarse extraordinariamente generosas con los pobres.

El terremoto de Lorca lo ratifica. Se ha cebado con la población inmigrante. Ni que lo hubieran propiciado desde un think tank.

 

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.