Construir la verdad sobre emociones aboca muchas veces a convertir la verdad en falsedades.

Pero despreciar las emociones no evita la falsedad.

A fin de cuentas, la ignorancia es un material sobre el que se levantan muchos sueños.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.