Los cerezos florecen blancos al despuntar la primavera. Antes de que abrase el verano sus hojas verdes amparan sus frutos rojos.

En España hay un Cerezo de hoja perenne. Carece de flor y de belleza, es bronco aunque trata de parecer campechano; por sus ramas corre la savia del fútbol, el cine, la política, pero su tronco se sustenta solo de corrupción. Otros de su especie, siempre crecidos entre malas hierbas, fueron trasplantados a la sombra. El no se inmuta. Se comunica con descaro por teléfono. Pertenece a la subespecie de los gil.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.