El demonio de las redes

Desde hace varios años cada día tomo una pastilla para aplacar la hipertensión. Esta mañana, al abrir una caja nueva, leí algo en lo que no había reparado: CON RECETA MÉDICA POR VÍA ORAL. Me asaltó una duda: y sin receta médica, ¿qué hacer? ¿Por vía intramuscular o aérea o venérea? La inquietud aceleró mis pulsaciones. Envié un tuit de auxilio. La respuesta fue inmediata: “Por el culo”. Ya sabía yo que la redes provocan mucha tensión. Si me hubiera dicho «por vía rectal», después de probarlo, le habría dado las gracias. Dudé si denunciarlo por incitación al odio o por homófobo.

Artículo anteriorPongamos que hablo de… política
Artículo siguienteGracias a vos-otros