El tiempo ni alivia ni olvida

El País se afana, desde el titular de su editorial, en dejar una puerta abierta a la continuidad monárquica. Los problemas de Juan Carlos I, titula.

Tal vez no quema otro remedio que dar vueltas a la noria aun a costa del hastío y el mareo. Pero, cuanto más tiempo pasa, menos posibilidades quedan para esquivar las responsabilidades de la institución.

El silencio del emérito y la complicidad del Estado han arruinado las expectativas no ya del rey sino de la monarquía, convertida en un pufo.

El transcurso del tiempo no alivia ni olvida tantas decepciones acumuladas.

 

Artículo anteriorMuy fan del deán
Artículo siguienteAnte un nuevo 12 de octubre