¿De qué?

En medio de una turba de cámaras y micrófonos, apareció, al fin, una periodista.

  • ¿Va a dar usted explicaciones de sus actos?
  • Explicaciones, ¿de qué?

Al fin, una pregunta digna de una profesión que ha decidido denigrarse, una vez más. Una profesión que, a la carrera hacia ninguna parte, interroga al emérito sobre cuestiones, más que irrelevantes, estúpidas: ¿Se encuentra bien?, ¿Va a coger el timón del Bribón?, ¿Ha podido descansar?

Una vergüenza profesional. Y en medio de todo ello, una pregunta digna del oficio de quien la formula.

Pero a una pregunta digna, una respuesta indigna:

  • Explicaciones, ¿de qué?

No hay más preguntas. En esa réplica está todo dicho. De la vergüenza de los alocados a la vergüenza de su majestad.

***

Antecedentes. Correr detrás del rey emérito para preguntarle si ha dormido bien o si tiene ganas de subirse al Bribón y de participar en la regata pone a una profesión de alto valor social ante su propia vergüenza. ¿Alguien había escuchado a alguno de los participantes en la montonera periodística una pregunta que inquiriera al protagonista sobre algo verdaderamente relevante?

Nadie le había preguntado (o a nadie le habíamos escuchado preguntar) si reconoce el desencanto de la sociedad española respecto a su comportamiento, si va a pedir perdón por sus acciones, si ssiente que está poniendo en riesgo a la propia monarquía, si no le da vergüenza la descripción de los comportamientos que la Fiscalía ha puesto encima de la mesa.

¿Esto es periodismo?

Alguien vio la luz. Y encargado de poner los cargos a la vista, prefirió pasar por ignorante. No lo es. Merece otros calificativos. En manos del lector quedan.

Artículo anteriorTiempo de aspavientos
Artículo siguienteLa razón de la izquierda