27 de septiembre, el diaDe

19.30 Regreso de un viaje. Despliego en la mesa el ordenador, la radio, el móvil, el iPad… No hay televisión.

 

19.59 Concluye la jornada electoral en Cataluña con estos interrogantes:

¿Y ahora, qué? ¿Qué ocurrirá mañana que sea distinto a lo de ayer? ¿Habrá alguien dispuesto a cambiar de opinión o, al menos, de modular la que mostró hasta hora?

 

20.00 La encuesta encargada por la televisión pública catalana TV3 dice que las candidaturas independentistas tendrán una holgada mayoría absoluta en el nuevo Parlamento catalán. En concreto: 63-66 escaños para Junts pel Sí. 11-13 para la CUP. Además, 19-21 para Ciutadans, 14-16 para el PSC, 12-14 para Sí que es Pot, 9-11 para el PP.

La misma encuesta prevé que no habrá mayoría ciudadana para avalar la ruptura, aunque por los pelos: 49,8% (40,7+9,1) de votos netamente independentistas y 50,2% (15,4+12+10,4+7,7+otros) de votos no independentista, según la conformación de bloques asumida durante la campaña electoral.

El anuncio demoscópico avala las encuestas realizadas en las últimas semanas y abre más interrogantes que respuestas. Por ejemplo, no hay mayoría absoluta para el gobierno catalán (primer objetivo de las elecciones), porque para eso CiU y CUP son agua y aceite; tampoco hay mayoría de votos a favor de la independencia (objetivo imprescindible para asumir ese objetivo, digan lo que digan los convocantes de unos comicios que ellos calificaron de plebiscitarios); y no hay respiro para los no–independentistas porque no solo carecen de capacidad para gobernar sino también de supremacía ciudadana para zanjar definitivamente la deriva identitaria de quienes alcanzan un respaldo muy próximo al mayoritario.

La COPE ofrece su propia encuesta, que reduce las expectativas del sector independentista: 40,0% de los votos y 62-65 escaños para Junts pel Sí, 8% y 9-11 para la CUP; 14,5% y 18-20 para Ciutadans, 13,5 y 16-18 para PSC, 9,5 y 11-13 para Sí que es Pot, y 9% y 10-12 para el PP.

Llama la atención que CDC, Esquerra y los movimientos ciudadanos adheridos puedan conseguir en esta ocasión menos escaños de los que ViU y Esquerra lograron en las elecciones autonómicas anteriores. O que Sí que es Pot (otra coalición, con Podemos de abanderado y con ICV en su seno) apenas mejore los resultados de ICV hace tres años. Solo la CUP y Ciutadans mejoran claramente las comparaciones con 2012. Con esos datos, ¿alguien puede cantar victoria? Seguro que casi todos.

El primer grito: “Adiós al Estado español”. Lo pronuncia Antonio Baños, el máximo representante de la CUP en estos comicios. A partir de mañana, añade, empieza el tiempo de la insumisión.

¿Cuando la izquierda adopta estas posiciones se puede hablar de un oxímoron?

 

22.10 “El independentismo ha ganado en Cataluña y ha alcanzado una clara mayoría para seguir con el proceso”, proclama Oriol Junqueras. “Estamos escribiendo una de las páginas más gloriosas de nuestra historia”, concluye.

“Ha ganado el sí y ha ganado la democracia. Dos victorias en una”, grita Mas, que habla del carácter plebiscitario de la consulta, para añadir que “así como nosotros habríamos aceptado la derrota, que los otros acepten la victoria del sí”.

“El sí ha ganado claramente al no. Nadie puede decir que no tengamos un mandato democrático”, clama Romeva.

A esas alturas el escrutinio anuncia 62 escaños para la formación que los oradores representan y 10 para la CUP, también independentista –aunque en las antípodas del grupo de Mas en otros aspectos. Ciutadans obtiene en esos momentos 25 escaños, 16 el PSC, 11 cada uno el PP y Sí que es Pot. Con esos datos, ¿se entiende aquella euforia soberanista? Si sus votos apenas alcanzan el 48% del total, ¿no cabe concluir que han perdido el plebiscito?

 

22.35 El escrutinio definitivo ratifica los resultados anteriores. El secretario de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, vuelve a mostrar el tono más mesurado del espectro político. Insuficiente para entusiasmar, imprescindible para dialogar. ¿Ese es el reto que reclaman estos resultados? Las proclamas del sí parecen negarlo. El silencio del PP también.

Podemos e ICV, juntos en la candidatura Sí que es Pot, quedan muy por debajo de sus expectativas, exactamente lo contrario de Ciutadans, que desbanca a un PP que sin rumbo en Cataluña y, tal vez, en toda España.

La fractura de la sociedad catalana reclama un esfuerzo descomunal para superar la esquizofrenia. La fractura entre la sociedad catalana en general y la del resto de España requiere cauces de solidaridad recíproca.

 

22.45 La intervención de Pedro Sánchez se inicia abriendo la puerta a un tiempo diferente, el que habrá de surgir tras las elecciones generales de diciembre; luego, trata de llevar el agua a su molino. La miopía no ayuda a ver el horizonte…

 

23.00 El escrutinio se da prácticamente por concluido.

¿Qué ha cambiado respecto de la encuesta de TV3, de lo anunciado hace tres horas?

  • La encuestas premió a los independentistas: a Junts pel Sí, sobre todo, y muy ligeramente, a la CUP. Pero también a Sí que es Pot.
  • Por el contrario, se quedó corta en el premio a Ciutadans y, si se apura, entrevieron un peor resultado del PSC y del PP.

¿Cómo cambia el Parlament del elegido en la anterior legislatura?

  • CiU y ERC sumaron entonces 71 escaños. Ahora, 62.
  • La CUP triplica, y algo más, los resultados anteriores: de 3 a 10.
  • Ciutadans también multiplica escaños: de 9 a 25.
  • El PSC pierde un 20 por ciento de diputados: de 20 a 16.
  • El PP pierde el 42 por ciento de sus representantes: de 19 a 11.
  • Sí que es Pot, la suma de Podemos, ICV y alguno más pierde dos escaños de los 13 que consiguió Iniciativa en solitario en las elecciones anteriores.

Pese a esos cambios, en este momento, se repiten las preguntas previas al cierre de los colegios electorales:

¿Y ahora, qué? ¿Qué ocurrirá mañana que sea distinto a lo de ayer? ¿Habrá alguien dispuesto a cambiar de opinión o, al menos, de modular la que mostró hasta esta hora? No parece.

 

 

>