3 Asuntos 3 de la variopinta Actuallidad

 

1. Algunos periodistas con fuentes solventes en La Moncloa han venido informando de que el Gobierno quiere permanecer al margen de lo que el rey emérito decida sobre su regreso a España. Cuesta creerlo, porque se trata de una decisión personal con múltiples repercusiones desde el punto de vista institucional. Por la misma razón cuesta creer que la reforma de la legislación en torno a la Corona se haya enquistado por las dudas en que se mueve el actual inquilino de La Zarzuela. Lo rebate con claridad Sol Gallego Díaz en Una ley de la Corona.

¿Va a resultar que solo el Rey solo[1] puede decidir sobre asuntos tan relevantes para el conjunto de los ciudadanos y de la estructura constitucional del país? Aparte de su inviolabilidad, al Rey, por serlo, ¿le corresponde también el derecho a autorregular su propio estatus? A ver si –por decirlo a lo bruto– su majestad se va a creer, si no se lo ha creído ya, que tiene derecho de pernada.

2. José Luis Escrivá afirma en una larga entrevista concedida a El País: “Necesitaremos mucha inmigración para mantener el nivel de ocupación”. No está mal la reflexión si eso diera paso a otra relacionada con la política de inmigración. En ese sentido sugirió la necesidad de  “gestionar este proceso a través de un modelo de inmigración legal, regular, ordenada”, y que “seamos capaces de que vengan aquellas personas con aquellos perfiles que realmente hacen falta a nuestro mercado de trabajo en primera instancia”.

¿No chirría esta declaración de un cualificado representante (sobre todo, por la cartera que ocupa inclusión, Seguridad Social y Migraciones) de un gobierno pretendidamente de izquierdas?

3. Tras los elogios cayetanos de Mario Vargas Llosa y Juan Luis Cebrián a cuenta del libro de la exportavoz del Partido Popular, Jordi Amat pone a Álvarez de Toledo en su salón, un contrapunto mesurado e irónico frente a la condescendencia, e incluso el panegírico, de los eximios y perpetuos articulistas de El País.

[1] Solo = adverbio. Solo = adjetivo. No se trata, pues, de una errata o una redundancia. Puede ser una gilipollez, pero intencionada. Delito doble.

Artículo anteriorAntídoto contra el ridículo
Artículo siguienteRTVE: no va más