A buenas horas, pero más vale…

Manuel Marín, entrevistado por Georgina Higueras, en El País.

“Los desreguladores han ganado la batalla. Son capaces de crear enormes crisis y no pagan por ello. Destrozan vidas y luego se reinventan y siguen. La desregulación solo consigue la impunidad sistematica de los más poderosos. La socialdemocracia en Europa no lo entendió y no quiso enfrentarse a esta nueva realidad, por eso ha perdido tanta fuerza política y electoral”.

 

 

 

Artículo anteriorYo-yó para todos
Artículo siguienteEsto va mal, pero quién sabe