¿Alguien me lo puede explicar?

¿Los manifestantes pretenden defender a Hasél o a la libertad de expresión? Quizás no sea lo mismo. También podría ocurrir que no pretendan defender ni al uno ni a la otra.

¿Guardan alguna relación los gritos del rapero Hasél con la actitud de quienes le defienden?

¿Está usted seguro de que la sociedad no debe limitar expresiones de odio tan obvias como las del artista Hasél? ¿Si esas expresiones vinieran del bando contrario serían clasificadas simplemente como fascistas?

¿La defensa de la violencia como antifascismo banaliza la violencia del fascismo?

A la puerta del colegio, un padre gritó a su vecino que era un gilipollas; el hijo del vecino le propinó un puñetazo a hijo de su padre. ¿Dónde empieza la libertad de expresión? ¿Dónde termina? ¿En el límite entre el insulto y el puñetazo?

Si la violencia es el instrumento de defensa de los pobres contra sus opresores, ¿dónde estamos cada uno? O mejor, ¿qué es usted: opresor u oprimido? ¿Tiene miedo de que le consideren burgués? ¿Y todavía sigue ahí?

¿La defensa de la violencia como medio para conseguir una sociedad más justa por parte de personas y formaciones que han contado con posibilidades, incluso económicas, para alcanzar posiciones relevantes e influyentes en la sociedad no es un contrasentido?

La deriva violenta de determinados sectores sociales puede ser el rebote de una sociedad que ha abandonado a su suerte a demasiada gente. Si el malestar es cierto y, además, justificable, ¿para qué sirven los partidos que pretenden un cambio social, si deben fiar esa transformación a la violencia?

 

Artículo anteriorPeriodismo, política, intriga…
Artículo siguienteEl racismo que las instituciones amparan