Así le parten la cara, don Tancredo

Alemania le da a España una patada en el culo.

Para evitar el furor alemán a las patadas por detrás,  Francia se interpone.

Ya en plena disputa, España se ausenta y proclama que la patada recibida tampoco es para tanto.

En mi barrio a esta España acabarían partiéndole la cara sus propios compañeros. Por desleal y por cobarde.

¿Será la gilipollez contagiosa? ¿Se transformará, tú sabes, en un partido político?

 

Artículo anteriorHistoria y morcilla se repiten
Artículo siguiente«Perú sabe», premiado en Japón, se emitió en La2