Cita médica, dentro de 13 meses

Acudió a la consulta con síntomas de ansiedad. La médica de cabecera tomó la decisión a su alcance: firmó la baja laboral y recetó un psicótropo de amplio espectro: lexatin.

  • No puedo hacer más. Sería bueno que viera a un especialista.
  • ¿Me puede derivar a su consulta?
  • El problema es que no sé para cuándo le darán cita. ¿Probamos?

Unos instantes después.

  • Ya le decía yo. La primera fecha disponible es para enero de 2023.

Salió de la consulta con la misma ansiedad con la que llegó y con señales añadidas de depresión y otras, insoportables, de indignación.

––––––––––––––

Al salir encontró un cartel con una imagen de la presidenta de la comunidad sonriente. Volvió sobre sus pasos, asomó la cabeza a la consulta.

  • Y si voy por urgencias.
  • Si se corta las venas…

Este final es más literario que real. Lo anterior, sencillamente textual.

Artículo anteriorDiscreto y solidario para vivir y jugar
Artículo siguienteEl valor del acuerdo y la dignidad del desacuerdo