Con todo respeto

El ministro Guindos no se va a caer de su apellido. Llega bragado. Basta comprobar su currículo. ¡Acojona!

 

>