¿Los Reyes Magos son un elemento  dinamizador de la lucha de clases o el único detalle keynessiano que le cabe a la política y la economía al uso?

¿Cómo pueden soportar los niños y las familias desheredadas, que cada vez son más en este país, el despilfarro de los Reyes Magos con los ricos?

¿Son los Reyes Magos un factor favorecedor del consumo y, en consecuencia, de la actividad económica? ¿O simplemente un nuevo agente del endeudamiento y el déficit que pagaremos más pronto que tarde?

¿Qué dirá de todo ello Luis de Guindos en su próxima entrevista en el Financial Times?

Para colmo, observo el tratamiento que los informativos y telediarios dan a sus majestades y me patidifuso: por la patraña o la cursilería. Los niños no tienen la culpa.

 

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.