Las universidades españolas se han convertido en un foco de contagio de la Covid-19. La expansión del virus en ciudades con una proporción muy elevada de universitarios, como Granada, Salamanca o Santiago de Compostela, alarman. La suspensión de clases, el cierre temporal de la actividad académica o la expulsión de alumnos por un tiempo limitado han sido medidas adoptadas por las autoridades académicas y/o sanitarias, alarmadas por el incremento de contagios tras el comienzo del curso. Decisiones compatibles con las manifestaciones estudiantiles contra dichas medidas.

¿Hay alguna manera más contundente de poner en cuestión a la propia Universidad? ¿Se aniquila así el tópico de que todo o casi todo se resuelve con más educación? ¿Tiene algo que ver la educación con los estudios o el nivel de formación académico? Para qué se forma a los estudiantes: ¿para la responsabilidad o para el éxito social?

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.