El detective Cupido regresa en plena pandemia

el escritor Eugenio Fuentes, que participa en 'Pamplona Negra'

El detective Cupido recupera la actividad en plena pandemia. El personaje de Eugenio Fuentes se enfrenta esta vez al asesinato de un médico que, agobiado por la presión hospitalaria, busca un breve descanso en el pueblo donde empezó a ejercer la medicina.

Eugenio Fuentes aprovecha este contexto absorbente en el que hemos vivido para tramar una complicidad directa con la actualidad y las preocupaciones ciudadanas, aunque con el ánimo de entretener al lector mediante una trama eminentemente policiaca.

Perros mirando al cielo (Tusquets 2022) se lee sin pausa, porque el escritor montehermoseño tiene acreditada su eficacia narrativa, apoyada en la sencillez del relato y en su capacidad para mantener la tensión llevando el relato a través de distintas perspectivas y mediante la sucesión intermitente de distintos personajes fácilmente reconocibles.

En definitiva, una novela amena, apta para este tiempo de agobios, que permite al autor regresar a los lugares imaginarios de Breda y a sus alrededores, y que invita al lector a disfrutar de esos espacios y de sus moradores.

Perros mirando al cielo asume la lógica de una narración policíaca, aunque con las peculiaridades ya acreditadas de Eugenio Fuentes y su inspector Cupido. Sin embargo, en medio de ese proceso, sobrecogen las páginas en las que el médico y su equipo se ven obligados a tomar decisiones inmediatas y de una extraordinaria complejidad, ante las que no caben acciones más o menos rutinaria, sino que obligan a afrontar situaciones de extrema gravedad que ponen a prueba no solo la cualificación y la profesionalidad de las personas sino también sus principios éticos.

Bastarían esas páginas para recomendar una novela que pretende y consigue entretener.

Artículo anteriorMás o menos hace 35 años
Artículo siguienteIgualdad: una palabra escrita en la pared