Las grandes corporaciones económicas europeas han salido en tropel a defender la permanencia de Gran Bretaña en la Unión, firmando un manifiesto conjunto que, se supone, pretende asustar a los ciudadanos favorables al Brexit; sobre todo, a los conservadores (porque los tories, la derecha británica, son los más proclives a la fuga y porque las personas de mentalidad cautelosa suelen ser las más predispuestas a atender las opciones avaladas por el poder).

Captura de pantalla 2016-06-03 a las 18.46.40Sin embargo, las grandes corporaciones económicas, las del viejo continente y las de cualquier otra parte, han sido y son los grandes enemigos de la Unión Europea, del viejo sueño europeo, de los valores que alentaron una esperanza de convivencia en paz, con derechos y bienestar, dispuesta a acoger a las víctimas de las dictaduras y las guerras, de la esclavitud y la pobreza.

Ese sueño se ha ido perdiendo con los años y, en especial, con la actitud cicatera de los estados (todos en general y los últimos en llegar, en particular), con la reivindicación de las soberanías nacionales pese a la absoluta devaluación de esa pretensión de autonomía, con la falta de control democrático del poder económico y financiero desregulados que simbolizan precisamente las grandes corporaciones, con la oposición a una unión política que sume mecanismos democráticos fotonoticia_20150206094126-711719_640para recuperar el sueño del bienestar y los derechos, con el miedo a la pérdida de bienestar económico y de seguridad, de la que responsabiliza a los otros, a los que llegaron de lejos con otras urgencias, otros hábitos y otro color.

Las grandes grupos supranaacionales están detrás de la crisis y en el fondo de la decepción europeísta. Sin embargo, osan presentarse como el bastión de la unión, cuando sólo son una metástasis o el cáncer mismo que corroe el sueño continental, pese a todo la única esperanza para sobreponerse a las miserias nacionales. Ahora todo empuja hacia un fracaso irreversible. La ilusión se convierte en pesadilla. Sobre todo, si el rumbo lo fija el enemigo.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.