El test de la herencia

Toda la política económica pasa por el debate sobre la distribución de los ingresos a las arcas públicas y del reparto del gasto en función de las necesidades de los ciudadanos. Sin embargo, nunca aflora en ese debate una cuestión central: la legitimidad de la herencia, fuente principal de la desigualdad. (Véase, por ejemplo, Thomas Pickety. El capital en el siglo XXI).

Curiosa y significativamente en España esa cuestión, la tributación por sucesiones y donaciones, la gestionan las comunidades autónomas. Basta ver el tipo impositivo aplicable en cada uno de dichos feudos para saber de qué va cada cual.

Y en qué consiste en progreso a juicio de unos y otros.

Artículo anteriorEl buen entierro imposible
Artículo siguienteMuy fan del deán