Emigración con título

  • Necesitaremos mucha inmigración para mantener el nivel de ocupación.

Dicho así, sin más, en mitad de una conversación de bar, pudo parecer razonable.

Hasta que el ponente explicó su objetivo:

  • Gestionar este proceso a través de un modelo de inmigración legal, regular, ordenada, y que seamos capaces de que vengan aquellas personas con aquellos perfiles que realmente hacen falta a nuestro mercado de trabajo en primera instancia.

Lo peor llegó después, al descubrir que quien hablaba era el mismísimo ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. ¿Es así como se entiende el derecho del emigrante a buscar una vida razonable y la responsabilidad del país receptor a acoger a quienes huyen de la pobreza y de la muerte?

 

Artículo anteriorLa vida que reclaman todos los muertos y enterrados
Artículo siguienteRetrato de estos tiempos