Fuego amigo

El fuego amigo causa destrozos inimaginables, contra natura. Ayuda al enemigo en los flancos mas imprevisibles.

Ejemplos de estos días:

El fuego artillero de quien fuera el Rey uno y único durante casi 40 años, y el de destacadas familiares, amenaza la pervivencia de la monarquía en España, a la que, para su defensa, apenas le quedan algunas balas de fogueo.

Los manifestantes que ocuparon el Capitolio, en Washington, se convirtieron en acusadores irrefutables de la traición de Donald Trump al Estado; ellos solo obedecieron al en aquel momento presidente de los Estados Unidos.

La violencia practicada en numerosas ciudades españolas, y sobre todo en Barcelona, por miles de manifestantes ha ratificado que las proclamas del rapero Pablo Hasél no solo eran poemas amparados por la libertad de expresión.

El fuego amigo tiene una debilidad o un problema: no sirve en defensa propia. Al contrario: acusa.

>
Artículo anteriorLa monarquía, asunto teologal
Artículo siguienteRevolución contra revolución