Aún puede encontrar el último artículo de Antón Costas: El nuevo impulso populista.

Dice cosas como estas:

“Tanto el populismo de Roosevelt como el fascismo europeo trataban de ofrecer a la sociedad un contrato social frente al desempleo y la inseguridad”.

“No fueron la crisis financiera de 1929 ni la crisis económica siguiente las causas de que el inicial impulso populista europeo se transformara en un impulso fascista. La causa fue la diferente política económica que aplicaron el sistema político tradicional y las élites en Europa y en Estados Unidos”. 

“Las élites europeas no está captando la naturaleza e intensidad de los problemas sociales y económicos que están empujando el nuevo impulso populista europeo”.

“¿Cuál es el riesgo del impulso populista que estamos viendo? Que, de nuevo, la ceguera de los partidos tradicionales y de las élites para comprender los efectos sociales y políticos de las políticas deflacionistas acabe transformando este impulso populista en un nuevo impulso nacionalista y fascista de variada naturaleza. Se vislumbran algunas señales”.

“Necesitamos con urgencia en Europa un nuevo contrato social que dé una respuesta positiva y democrática a las demandas sociales de empleo, mayor igualdad y más oportunidades”.

Cuando los economistas conocen la historia, como fechas antes reivindicaba Soledad Gallego Díaz, los riesgos de sociedad decrecen.

¿Alguien se imagina a Rajoy, a Montoro, a De Guindos dando una lección de historia?

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.