La justicia ajusticiada

PSOE–Podemos y PP llegaron a un acuerdo para el parto de los montes del Consejo de Administración de RTVE. Los primeros tragaron con algunos populares indecorosos y el PP hizo de tripas corazón con el director de Mundo Obrero, candidato podemita. Pero ni siquiera en ese ámbito hubo reciprocidad, porque una cosa es la divergencia ideológica o la discrepancia profesional y otra el encono que se traduce en insultos, obstrucionismo o marginación por criterios políticos.

En lo relativo al Consejo General del Poder Judicial ni siquiera fue posible el parto de los montes entre PSOE–Podemos y PP. Los populares pusieron la pica o la frontera en el juez José Ricardo de Prada. Con un único argumento: era el candidato de Podemos. En RTVE sí cabía José Manuel Martín Medem; aquí, no.

¿Por qué?

RTVE, para ellos, es una mamonada. La judicatura sí es cosa seria; en ella se decide, por ejemplo, si un ministro va a la cárcel. Sabiendo lo que sabemos sobre sus hábitos y costumbres, se entiende que algunos políticos teman más a un juez que al mismísimo diablo. Y el juez de Prada fue ponente de la sentencia de la Gurtel. Por eso, exclusivamente por eso, los que vetan a un candidato, en el fondo, detestan la independencia judicial y, de manera contradictoria, proclaman la independencia del vetado (al menos, respecto de los vetantes).

A todos se les hinchan los carrillos al reclamar una justicia independiente del poder político y la pluralidad de los órganos gestores de la judicatura. Pero de los hechos conocidos se deducen dos conclusiones muy contrarias.

Una: la pluralidad está bien mientras los elegidos sean afines o próximos.

Dos: el magistrado que dicte una sentencia contraria a los intereses de un partido debe saber que en ese acto estará renunciando a determinados cargos relevantes en el ámbito profesional.

Una y dos, por supuesto, en aras de la independencia judicial.

Faltaría más. La justicia, ajusticiada.

>
Artículo anteriorEl cruel fulgor de una mirada
Artículo siguienteLa monarquía, asunto teologal