Tiene Rajoy una extraordinaria virtud: evita acudir al oráculo, te desguaza antes.

Su sensatez cateta anonada.

Los dieciocho del euro toman una decisión estremecedora sobre Grecia. Le preguntan. Responde:

“Se trata de un asunto complejo y difícil. Unos dicen que no hay que darle un euro a los griegos. Otros piensan que hay que darles muchos euros. Y como casi siempre en esta vida, en el medio está la virtud”.

¿A dónde se puede ir con este pavo?

Si lo que se tiene que decir es esto, ¿para qué se abre la boca?

Aunque no lo parezca o aunque, quizás, no lo sepa, él estuvo en la reunión definitiva. ¡Qué mérito!

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.