La tele en que vivimos

Cuando se habla sobre la televisión, y mucho más desde ámbitos supuestamente cultos, universitarios, se suele ofrecer una mirada, cuando menos, displicente, si no cargada de animadversión. Pero la reflexión se torna muchas veces apriorística.

Se critica o se discute de la tele como de un medio más. Un medio externo a nosotros que alguien (muchos o pocos) maneja en determinada dirección. Y está bien. Hablamos de la tele como si se tratara de un instrumento neutro, aséptico, que en libertad y con responsabilidad, podemos dirigir y transformar.

Pero es tiempo de plantearnos cuestiones que otros ya pusieron hace años encima de la mesa.

Para leer el texto completo, pincha aquí.

Artículo anterior¿Quién tiene la culpa de esta tele?
Artículo siguienteLos sueños no se exhuman