Libertad, por delante y por detrás

El gran éxito de la libertad en la Comunidad de Madrid se produjo hace, hoy, una semana.

Bastaron cinco días para entender el sentido exacto de la palabra libertad.

¿Qué gritaban quienes se echaron a la calle en el fin de semana para disfrutar de su conquista?

Que el silogismo que aquí propusimos se atenía a la pura realidad: Libertad – Madrid – Botellón.

David Trueba lo ha resumido: el botellón, gran triunfador ideológico den las elecciones”

Cinco días después de los comicios hemos comprobado que el razonamiento también rige fuera de Madrid. O sea, libertad = botellón.

Y así la libertad vuelve a ser una palabra escrita en la pared…

¿Qué responsables alentaron a la irresponsabilidad?

La respuesta no tardará en llegar. Mientras, miraremos a los centros de salud. Y comprobaremos el desaliento de tantos ciudadanos–simplemente–responsables.

 

Artículo anteriorCulpas ajenas
Artículo siguienteA viva vox