Mirar para otro lado puede ser útil: para saber e incluso para aprender.

Por ejemplo: no es lo mismo la situación de Estados Unidos que la de España, pero comparando se aprende. ¿Cuáles son las similitudes y cuáles las diferencias? La idea de este ejercicio surgió después de leer La porción justa de Mitt Romney, el artículo que publica Joseph Stiglitz en El País. Y se incrementó, dos páginas después, con Arreglando la economía, de Paul Krugman.

Otra posibilidad: compárese a Rajoy con Passos Coelho, España y Portugal, ¿tan cerca?, ¿tan lejos?

Y la tercera, al presidente del gobierno español y al de la República francesa. Ambos acudirán a una entrevista con 24 horas de diferencia, ¿con la misma actitud?, ¿con un plan?, ¿distinto, igual?, ¿con unas propuestas similares, opuestas, antagónicas?

Y después de eso, ¿se puede elegir? ¿Norteamericano, luso, francés o español? ¿Da igual?

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.