Muy fan del deán

El obispo toledano cumplió con lo previsto. Solo le faltó blandir la espada que en su sede episcopal simboliza el poder y la gloria, tantas veces bajo palio. Está por ver si la daga se lleva por delante al incauto deán, más parecido al clásico mameluco que a un disidente en la cúpula de la sede primada.

Me enternece este hombre simple, y a la sazón deán, porque su despropósito argumental tal vez cobije una ingenua pretensión de respeto a los valores ajenos, a la modernidad e incluso al erotismo. Aunque, visto lo visto y atendidas las explicaciones del susodicho, tanta ternura solo pueda ser fruto de una estupidez adquirida al lado de prebostes de mitra y tizona acreditadas.

En cualquier caso, entre unos y otros, por unas u otras razones o sinrazones, conste mi condición de “muy fan del deán”.

El caso es que es que…

C.Tangana y Nathy Peluso, iconos de la contemporaneidad más radical, decidieron grabar un videoclip del tema musical “Ateo” en la sala capitular de la mismísima catedral toledana, para lo que contaron con el beneplácito –si hubo condiciones venales o de otro tipo no se cuenta– del administrador del templo, el deán re–citado.

Él lo tuvo claro, porque, a su entender, la historia de la canción representa una “conversión mediante el amor humano” que contrapone la “intolerancia” con la “comprensión la acogida de la Iglesia”. El texto de la canción es contundente: «Yo era ateo, pero ahora creo, porque un milagro como tú ha tenido que bajar del cielo». No cabe duda: el bailoteo de los protagonistas conduce a unión la mística: «Quiero hacerle religión a tu melena, a tu boca y a tu cara. Y que me perdone la Virgen de la Almudena las cosas que hago en tu cama».

Quizás tenga razón el deán cuando dice que “el vídeo utiliza un lenguaje visual provocador, pero no afecta a la fe” –sobre todo, a la de los que no la tienen–, y que él ha buscado “exclusivamente favorecer el diálogo con la cultura contemporánea, preservando siempre la fe de la Iglesia”. Amén, pues.

 

El arzobispo de Toledo, Francisco Cerro Chaves, ha salido del chiquero con modales de eminencia: «lamenta y desaprueba las imágenes grabadas en el primer templo de la Archidiócesis» y solicita «humilde y sinceramente perdón a todos los fieles laicos, consagrados y sacerdotes, que se han sentido justamente heridos por este uso indebido de un lugar sagrado».

 

Para tener una perspectiva más completa del videoclip de C.Tangana y Nathy Peluso se recomienza observar detenidamente los frescos que lucen en la cúpula del lugar sagrado: un auténtico despelote. Casi seguro, entre el bien y el mal. Con esas ilustraciones a la vista, el buen deán no se podía negar al amor sobrenatural de C.Tangana y Nathy Peluso.

Artículo anteriorEl test de la herencia
Artículo siguienteEl tiempo ni alivia ni olvida