Para asuntos de Estado, representación en 3D

A Ciudadanos le resultó excesiva la representación española en las exequias de Fidel Castro. El emérito rey Juan Carlos le pareció demasiado ostentoso, por más que la verdadera representación gubernamental no fuera más allá de un secretario de Estado. Al PP, claro, le pareció lo justo. Y Podemos se quejó por lo que suponía de desprecio 73084_juan_carlos_i_con_raul_en_el_acto_de_la_habana_de_despedida_a_fidel_castro___foto___casareal_al personaje y a la historia, al símbolo cubano e incluso a las relaciones que hasta la dictadura mantuvo con la isla…

Rajoy ha sido fiel a sí mismo. Y lo será. Seguramente tuvo la tentación de enviar un plasma, la mejor representación de un presidente plasmado. Pero ya sabe cómo evitar disgustos y controversias en una próxima ocasión: enviará una reproducción de sí mismo obtenida mediante impresora 3D. No habrá quien note la diferencia. Y él se fumará un puro.

>
Artículo anteriorEl PP declara delincuente a santa Rita
Artículo siguientePremio a un cervantino y todos contentos