¿No resulta cada vez más imprescindible un banco público, que compense el desvarío de los privados y favorezca un uso social del ahorro?

Y sin hablar de lo evidente (sanidad, educación, medios), ¿no resulta también cada vez más imprescindible un gobierno público y no privado, como los que tenemos?

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.