Redondo busca su sitio

¿Qué motivo llevó a Iván Redondo a sentarse frente a Jordi Évole?

No tenía ninguna duda sobre la inteligencia del que fuera ministro plenipotenciario en la sombra del Gobierno de Pedro Sánchez. Lo había deducido de alguna conversación directa con él en la que puso de manifiesto su poder o sus tejemanejes desde la penumbra.

Pero su paso por Lo de Évole me ha llenado de dudas. Todas las que él mismo alimentó con sus balbucientes afirmaciones.

Para empezar, asegurar que «no estaba preparado» lo de sacar del bolsillo la reina y el peón… ¿Va con esas piezas a todos los sitios? Pareció más de chiste que de chistera.

¿Le tembló el decorado? ¿O será verdad que prefiere actuar fuera de foco? ¿Por qué aceptó entonces? ¿Le servirá la experiencia para reafirmar cuál es su sitio?

 

Artículo anteriorUna película por hacer
Artículo siguienteClase trabajadora: ¿pública o privada?