Tiempos escatológicos

Un tuit de la Agencia Española de Meteorología advierte de que “Las precipitaciones de estos días podrían dar lugar a una deposición húmeda de polvo sahariano”.

Tiempo de colitis. O de cagalera.

***

Ahora que se vierte salsa de tomate sobre los Girasoles de Van Gogh o encima de un Monet, vuelve a la memoria un grafiti de otros tiempos. Pongamos 1957. Algunos vecinos de Coria lo pintaron en la fachada de su catedral, cuando el obispo cogió sus bártulos para aposentarse en Cáceres. Buen número de ciudadanos caurienses se indignaron por el desprecio que suponía el éxodo episcopal y se expresaron a pedradas y mediante un rótulo sobre las piedras góticas: “Se alquila esta cuadra, porque se marchó el burro”.

¡Qué tiempos!

Artículo anteriorEl deseo de elevarse, renacer, volver a ser
Artículo siguienteEl premio de leer a Luis Landero