Visto lo visto, a partir de ahora, las representaciones de títeres deberían comenzar con una voz en off que, tras recomendar el apagado de los teléfonos móviles, inquiriera: ¿hay algún memo en la sala?. En caso de no encontrar respuesta alguna afirmativa, podría comenzar el espectáculo, aunque tal vez haya que ampliar en el futuro el interrogante para inquirir sobre la presencia de algún policía estúpido, algún fiscal atontolinao o algún juez de guardia con síndrome de fernándezdíaz (un trastorno perfectamente identificado a lo largo de cuatro años).

Titeres-desde-abajo-1Esta es la lección que se desprende tras la liberación (con cargos y secuelas indignantes) de los dos protagonistas de Títeres desde Abajo que no pudieron completar la representación de La bruja y don Cristóbal. A cada cerdo le llega su san Martín.

Conviene no alarmarse. La liberación obedece tan solo a que ha disminuido el riesgo de fuga (lo que indica que el magistrado aún supone que existe delito) y a que, habiéndoles requisado todos los materiales de la representación y hasta el teatrillo, no cabe posibilidad de reincidencia.

Pasado el susto, no la indignación, La bruja y don Cristóbal acabará convirtiéndose en una referencia del teatrillo de esta época postPPRajoyconPPRajoy, que es, también, una época de reaccionarismo galopante de uno a otro confín.

IMG_2982A los titiriteros se les obliga a comparecer diariamente en un juzgado o comisaría, a fijar un domicilio (nada de ambulantes, como les correspondería) y a permanecer en España sin pasaporte, lo que les obligará a declararse independientes si aspiran a seguir lo que acontece en el teatro internacional. Una vez más, los agentes del independentismo usan banderas equivocadas e incluso rivales.

El fiscal (digno ejemplar de un órgano jerarquizado y, por ello, sometido a las decisiones políticas del superior, lo que provoca personajes más papistas que el papa) y el juez (proveniente de la carrera policial y admirado en su nueva misión por sus excompañeros, lo que induce una valoración fuera de toda duda) mantienen su empecinamiento cenutrio: acusan a los titiriteros de incitación al odio, hostilidad o violencia contra un determinado grupo de personas y enaltecimiento del terrorismo.

video-promocional-de-titeres-desde-abajo-6055017Sin embargo, aún no se ha confirmado que las dos autoridades judiciales hayan ordenado intervenir a los cuerpos de desactivación de explosivos (los conocidos tedax) para desactivar la albóndiga-bomba que el policía corrupto de la obra dejó en casa de la bruja. Si ellos no sienten el peligro de que pueda explotar en cualquier momento, deberá interpretarse que toda su argumentación carece de fundamento. Que se trataba de una farsa o una sátira.

Pero, ojo, porque, como explote, el artificiero acabará formando parte del los Títeres desde Abajo como responsable de efectos especiales.

¡No se lo pierdan!

Posdata. Escrito lo anterior, en pleno carnaval de Ourense, va un tipo, se disfraza de titiritero, agarra un cartel  que dice “Gora AlkaEta” y aparecen ocho policías que se lo llevan al furgón en dirección a la Audiencia Nacional, acusándole de enaltecimiento del terrorismo.

Definitivamente la memez es muy contagiosa. A la pregunta inicial (¿Hay algún memo en la sala?), la respuesta es “sí”. Y no parece que solo haya uno.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.