Anotaciones de un lector quisquilloso. Los titulares siguientes aparecían en la portada digital de El País a las 16:30 del día 14 de enero de 2020:

¿Las sube Sánchez o el gobierno, que ahora es de coalición? La información no casa bien con el lenguaje metafórico.

¿Qué es La Moncloa? Con frecuencia la sede de la presidencia del Gobierno se usa como sinécdoque del propio Gobierno o, al menos, de su presidente. ¿También lo es de la fontanería? ¿O se trata de reconocer que Ivan Redondo es el presidente del Presidente?

¿Es obligatorio leer la carta? El uso del imperativo para explicar que en un enlace se puede ver lo que se anuncia es innecesario y/o infrecuente (en este medio al menos). Debe ser que este caso merece especial empeño.

 

Este titular sí parece grave o, dada la cuestión, puede estar tipificado (periodísticamente) como pecado mortal. La realidad es exactamente la contraria de lo que se afirma. Ratzinger, al igual que el libro en cuestión, no se opone al celibato, sino que lo defiende a capa y espada. En todo caso se opone al “celibato opcional”, lo que equivale a defender la obligatoriedad del celibato entre los curas (sean o no pedófilos).

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.