La filtración del informe de la Guardia Civil remitido a la jueza que investigaba el posible delito del delegado del Gobierno en Madrid y de Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias… La filtración de la carta de la directora de la Guardia Civil al ministro Marlaska… Y todo ello en vísperas de plenos parlamentarios.

Si se atiende al rigor de los informes del instituto armado, dan ganas de enviar a los agentes al parvulario.

La policía parece tonta. ¿O lo es?

¿Esta es la manera de proceder en una investigación?

Si el ministro huele a chamusquina, lo de la Benemérita no husmea incienso.

¿Cabe otra explicación? ¿Será verdad que la Guardia Civil es “un estado dentro del Estado”, como dijo el que fuera ministro de Interior José Antonio Alonso? ¿Qué late por debajo de algunos tricornios? ¿Y debajo de algunas togas? ¿El Estado de Derecho u otra cosa?

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.