La Unión Europea ha encargado la gestión de su manicomio a los internos más peligrosos. A los que no están enfermos; solo locos.

Rato o Strauss Kahn salieron por pies. A Christine Lagarde la han sorprendido en el despacho… Llevan a la pasma en los talones. Y al juez en el horizonte.

El FMI, ahora que parecía dispuesto a disimular, se queda al aire. Lo que merece su propia trayectoria.

Nos ha dicho y aún nos dice lo que todos los demás debemos hacer. Pero nunca nos dijeron lo que hacían ellos. Nos estamos enterando casi sin querer.

De tumbo en tumbo. Carlos Floriano no se entera de nada de lo que ocurre a su alrededor. Dijo que a Jesús Sepúlveda no se le podía despedir como funcionario del PP, pero, como los datos abrumaban, Cospedal, aunque tarde, lo largó. Ahora Floriano dice que la indemnización aceptada por su partido es “sangrante” y añade leña al fuego.

Porque, ¿por qué han pactado el despido con Luis Sepúlveda? ¿Para que pueda acceder al seguro de desempleo, para que no tenga que pagar a Hacienda por los 229.000 pavos con los que el partido le paga las irregularidades cometidas? Floriano dice que porque Bárcenas, con el que no hubo acuerdo, les va a arruinar…

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.