Mensajes con cencerro

El último eslogan político en el Reino:

«Más ganadería, menos comunismo». Lo ha lanzado al ruedo el PP de Castilla y León.

El consiguiente:

«Menos comunismo, más borregos”. Está en vías de distribuirse en twiter.

Ambos mensajes tienen un cierto carácter polisémico. El primero puede interpretarse como un deseo (que se produzca lo que se enuncia) o como una relación causal entre uno y otro enunciado. Es decir, que no solo se quiere que haya más ganadería y menos comunismo, sino que el incremento del sector ganadero reducirá la influencia de la ideología comunista. O bien, en el segundo de los enunciados, que la recesión ideológica de cariz comunista generará un mayor número de borregos.

En consecuencia, ¿»más ganadería, menos comunismo» equivaldría a «menos comunismo, más ganadería” y «menos comunismo, más borregos» a «más borregos, menos comunismo”?

¿El orden de factores, en estos casos, altera el significado?

Hay algo que, en cualquier caso, no parece inocuo: la estupidez de quien propuso el primer eslogan y la del que suscriba el segundo”. Por eso, merecería la pena que a unos y a otros se les impusiera, a modo de condecoración colgada de su cuello, un cencerro.

Artículo anteriorLos cerdos del desacuerdo
Artículo siguienteLa ficción hace a la realidad irrefutable