Un thriller más negro que oscuro

Tal vez lo mejor de Spanish Beauty (Anagrama, 2022), la última novela de Esther García Llovet, sea su brevedad. No es posible soportar más el frenesí de imágenes, de situaciones, de palabras, de personajes y lugares. Con Benidorm como centro internacional a medio construir, sórdido e irreal, el mar se convierte en único punto de luz entre tanta oscuridad.

La búsqueda de un mechero da pie a un desfile de individuos entre el lujo, el poder y, sobre todo, el desecho o la marginalidad social y moral a través de los que se desarrolla una narración vertiginosa, fragmentaria y brutal que exige al lector avanzar aún a costa de dejar algunas piezas fuera de foco.

De ahí el mérito de la brevedad. Porque para mantener el ritmo con que estallan los diálogos, las situaciones y las sombras, el lector se ve impelido a seguir sin tiempo para mirar atrás. Ni se puede ni conviene.

Spanish Beauty es un thriller tan negro como los espacios centrales en que se desarrolla. A todo tren a través de túneles.

Artículo anteriorImágenes ajenas para ocultar la realidad
Artículo siguienteUna burla entre la realidad y el espejo