Pasan los días. Nada ocurre, todo se espera. Las encuestas influyen, pero ellas solas no resuelven el futuro.

Este tiempo está marcado por dos fechas: se decide entre el 29 de febrero y el 2 de mayo.

Entre dos anomalías: la primera se refiere exclusivamente al calendario; la segunda, al fervor patriótico.

La primera es un apósito, se sobrelleva. La segunda, quién sabe, remite a aquellos polvos de los que vinieron unos lodos que por momentos se convierten en este barro.

Ahí vivimos.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.