Con la que está cayendo en el Mediterráneo sur, este comentario puede parecer una frivolidad. La complejidad de lo primero me invita más a la reflexión que a la opinión. Con la sentencia del Supremo que condena a los responsables de una información a indemnizar a Juan Ramón Lucas, me atrevo.

A Juanra y a Sandra los pillaron las cámaras de una productora durante un paseo y, más tarde, en el interior de un coche en pleno beso. También persiguieron a Lucas hasta encontrarle recogiendo a uno de sus hijos a la salida o la entrada del colegio. Tan interesante material fue difundido por la televisión que había encargado el programa. Y ahora el máximo Tribunal sentencia: 50.000 euros de indemnización a los sorprendidos protagonistas.

Me alegra más la sanción que la cuantía. Me alegra que el caso parezca menor, a tenor de lo que se puede ver y se acepta como válido, más que si se tratara de un hecho flagrante e incuestionable. Porque ojalá cunda el ejemplo de la denuncia y la sentencia.

Puesto que las razones no sirven, a ver si valen las multas. Ojalá fuera posible arruinar a quienes defienden que mirar a través de la cerradura está bonito y, sobre todo, a quienes proclaman que lo hacen por el interés de los ciudadanos e incluso por el derecho a la información.

Hay veces en que el buen gusto invita a retirar la vista de lo que la casualidad te muestra, porque lo visto pertenece a una intimidad que, por serlo, merece respeto e incluso protección. Aunque el propio afectado se haya expuesto más de lo debido por su propia indiscreción o una urgencia sentimental u hormonal, no hay que ir repartiendo el chisme por bares, oficinas o esquinas.

So pena de convertirse en un chismoso de mierda. Como buena parte de la tele que nos ofrecen y de la que en demasiadas ocasiones vemos.

(Y digo todo esto, aunque no conozco a Juanra y a Sandra de nada. Una verdad tan irrefutable como que Francisco Rico sea un no-fumador empedernido).

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.