Un chorro que corre y salta

Sin un mar que nos reúna, aunque lo amemos,

sin un Iguazú que nos iguale,

entre las paradojas de estas rocas encontramos

un chorro que corre y salta.

No es tiempo para mucho más.

Es tiempo de mucho menos.

(Anónimo, en una pared)

>
Artículo anteriorMän: una emoción tan leve
Artículo siguienteInvitación a conocer y a inventar