Una reflexión formal y moral sobre los indignados

La que hace Barbara Probst Solomon en El País bajo el título de Un estruendo desde Nueva York. Tan bien construida que lo mejor es leerla.

 

 

 

Artículo anteriorEl himno cívico de un músico y un coro
Artículo siguienteReseñas de Esperanza