Perú: un viaje en horas inciertas

Viajo a Perú por asuntos profesionales, que por el momento no deben comentarse. Ya llegará su tiempo. Sin embargo un viaje siempre anuncia conocimientos, sorpresas, relaciones, perplejidades e incluso afectos nuevos. De eso siempre merece dejar constancia. Nada mejor que viajar para seguir viviendo. O tal vez, dicho de modo menos existencialista o más pragmático, nada mejor que vivir para seguir viajando.

Salgo hacia Perú mañana, 21. En los periódicos se habla de política tras las últimas elecciones peruanas. Algunos comentarios y algunas lecturas ya han aparecido en este Lagar en la sección de Días. El asunto me interesa. Parece como si en esa zona del mundo (Brasil, Uruguay, Perú, no sé si Ecuador) se estuviera librando una oportunidad para alentar ciertas expectativas. En Perú, desde luego, se han alentado las dudas.

No sé si alguien me va a sacar de dudas, pero espero conseguir una perspectiva más amplia y más cierta.

Dicho esto, me pongo a cerrar la valija. Hay que mentalizarse.

>
Artículo anterior11/06/11
Artículo siguiente21 de junio. Trampa aérea